ANA I. JIMÉNEZ MENA (Orientadora)

viernes, 13 de enero de 2017

Alumnos rechazados

Para estudiar el grado de aceptación social de los alumnos que conforman un aula existe un procedimiento de análisis  denominado "técnica sociométrica" que tiene como principal objetivo analizar el entramado de relaciones afectivas y el estatus social de cada alumno dentro del aula.


Sociograma

Índice de cohesión del grupo clase

Los adolescentes rechazados son los que muestran un peor ajuste: suelen presentar problemas de autoestima, ansiedad y sintomatología depresiva, así como un bajo rendimiento académico y, en ocasiones, relaciones conflictivas con compañeros y profesores.


Los alumnos rechazados por sus iguales pueden manifestar una conducta claramente agresiva, sin embargo, parece que la mayoría de ellos/as  muestran en los momentos iniciales conductas molestas o disruptivas. Estas conductas son habitualmente rechazadas por el grupo.

Rechazo y acoso son fenómenos relacionados (no equivalentes). La experiencia de rechazo crónico crea en los niños y niñas sentimiento negativos de frustración, rabia y hostilidad que pueden derivar en dos actitudes ligadas al acoso: conducta agresiva o aislamiento autoimpuesto y alienación con el grupo. Sin embargo, tampoco todos los que son rechazados en el aula se convierten en acosadores o víctimas.







El rechazo es un componente interpersonal dinámico por lo que se propone una intervención dirigida a la promoción de un clima social inclusivo mediante la realización de actividades de cohesión grupal, el desarrollo de un programa socioemocional y el empleo de estrategias de aprendizaje cooperativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario